Preguntas frecuentes

¿Por qué se opera en el cuerpo si el daño está en el cerebro?
Cuando se produce una lesión en el cerebro, bien por causas del parto como falta de oxígeno o incluso antes de éste por otras afecciones como hipoxia o asfixia, así como por lesiones sobrevenidas como puede ser un accidente de tráfico, implica que parte del cerebro sufra una necrosis, es decir, parte del cerebro queda muerto y en su lugar aparece como una especie de callosidad o destrucción con falta de tejido que es lo que ocasiona que el resto del cuerpo sufra unas anomalías. Estas anomalías son lo que conocemos como espasticidad.
La espasticidad ocasiona la rigidez del cuerpo, tanto en sus miembros como en otros sitios, por ejemplo la cara. En definitiva, la lesión está en el cerebro pero los síntomas están en el cuerpo. Por lo tanto son los síntomas los que son operables. La lesión cerebral ni aumentará ni disminuirá, simplemente está ahí.
¿Qué tipo de anestesia se usa durante la operación?
La anestesia es general, sin intubar y el paciente respira por sí solo. La operación tiene una duración aproximada de 20 minutos, por lo tanto tampoco es una cantidad demasiado grande de anestesia. Más bien es una sedación.
¿Y después de la operación?

Después de esos 30 minutos, el paciente pasa a un período de observación como en cualquier otro tipo de operación. Transcurrido ese breve espacio de tiempo se seguirá con el post-operatorio 24 horas en la clinica, acompañados en todo momento por personal sanitario.

¿Cómo localiza el doctor el sitio donde tiene que cortar?
Imaginemos que una de las partes afectada es el músculo de la pierna. Ese músculo esta bien por completo, excepto donde presenta la rigidez. La rigidez no afecta a todo el músculo, solo esta afectada una parte de ese músculo que no es más grande de lo que puede ser un hilo grueso, como de lana. El resto del músculo se encuentra perfectamente.<br”>Ese “hilo” es lo que se corta durante la operación y la forma de detectarlo es bajo la anestesia general. En la anestesia todo el cuerpo queda relajado excepto el haz muscular afectado. Esa parte no se relaja porque es fibra muerta y rígida. Además de eso, la parte muerta de músculo es igual en todos los pacientes. En todos ellos se localiza en el mismo sitio, no está ni más arriba ni más abajo. En todos los músculos es igual, por tanto ya se sabe donde está y su localización exacta es a través del tacto. Una vez localizada solo queda hacer un pequeño corte sobre esa fibra y asi dejar libre el resto del músculo.
¿Con eso se consigue que el musculo funcione perfectamente?
Una vez cortado el impedimento para que el músculo funcione, éste recobra su funcionalidad. Es evidente que un músculo no trabajado durante muchos años presente síntomas de debilidad. El músculo debe ser estimulado para que cumpla su función. La forma de hacerlo es a través de ejercicio físico y diferentes tipos de rehabilitación.
¿Y la fisioterapia?
La fisioterapia esta dentro del concepto de rehabilitación y será indicada por los doctores y podrá ser complementaria a la que se realiza a través del fisioterapeuta habitual del paciente (p.ej. terapias intensivas).
¿Se sabe si hay retroceso a largo plazo o afecto negativamente?

La experiencia con afectados de España es de más de 8 años, no habiéndose tenido constancia de casos que hayan retrocedido desde su estado inicial, si no todo lo contrario. Lo que sí cabe reseñar es que inicialmente, tras la operación, se puede experimentar un ligero retroceso del paciente.
Esto es debido a que a pesar de que las operaciones no presentan heridas externas, internamente sí se produce un pequeño traumatismo derivado del corte de la fibra. Aunque es ligero, no hay que olvidar que por operación se tratan hasta 24 puntos, es decir, se cortan hasta 24 fibras. Esto repercute en que el paciente deberá guardar un tiempo de reposo, en el que lógicamente no realizará algunas actividades que antes sí hacia, hasta pasado ese tiempo.

¿Habrá que estar siempre operando? ¿Saldrán nuevas contracturas?
Después de las operaciones iniciales hay que observar la evolución del paciente. Puede ser que se manifiesten nuevas contracturas, aunque no en el mismo sitio. Esto es debido a que las contracturas mayores y más invalidantes son las que se tratan. Una vez desaparecidas éstas, se pueden manifestar otras menores que ya existían.
En todo caso, al finalizar el desarrollo corporal del paciente es cuando se tiene que evaluar el realizar alguna operación más. Se debe valorar como corresponde el hecho de la mejora de la calidad de vida en la infancia y adolescencia, no privándoles durante esos años de los beneficios aportados mediante esta tecnica, entre ellos que no se produzcan o se agraven las deformaciones esqueléticas, las luxaciones, las retracciones articulares difíciles de tratar.
¿Cuántas veces se puede operar?
Depende del grado de afectación de cada paciente. Afectados muy severamente pueden necesitar tres operaciones como mínimo. Otros con una sola es suficiente. Un mismo músculo se opera solo una vez. Tras cortar la rigidez de él, ésta no se vuelve a producir ni hay posibilidad de que esa pequeña porción muscular muerta y rígida se vuelva a unir.
¿Tienen algo que ver los tendones en todo esto?

Los tendones no se tocan para nada. Se pueden dar casos de pacientes que los tengan poco desarrollados o acortados debido a que nunca han trabajado con ellos. Es el mismo caso de los músculos. Una estimulación adecuada de todo el miembro es lo que contribuirá a recobrar su funcionalidad una vez desaparecida la causa del impedimento, la fibra rigida.
Lamentablemente también hay casos en los que el paciente ya fue operado de tendones, incluso seccionandolos por completo, en los que cualquier operación posterior no daría los resultados esperados. De todas formas, los casos particulares de cada uno deben ser valorados por el doctor.

He oido hablar de los puntos de dolor... a mi hijo no le duele nada, no protesta.

Un punto de dolor es lo que origina que el afectado adopte esas posturas de retorcimiento que todos vemos. Si un niño retuerce las piernas o los brazos y está en esa postura siempre, es porque así se protege inconscientemente del dolor que le originaría que ese miembro estuviera recto, en su posición normal. La retracción y rigidez hacen que no puedan tener un miembro extendido normalmente ya que eso les produce dolor. No se quejan, ni lloran, porque adoptan la postura anómala para defenderse de eso.

De todas formas, tocando sobre el punto de dolor adecuadamente por el especialista, se podrá apreciar en el niño un gesto de dolor porque es en ese punto donde le duele exactamente. Los afectados se defienden de esto retorciéndose o encogiéndose. Con el paso de los años, estas posturas afectan a todo el miembro o miembros en cuestión, llegándose a producir tambien malformaciones esqueleticas, más o menos severas según los casos de afectación.

¿Solo pueden operarse los niños?

No. Se puede operar cualquier persona que tenga retracciones miofasciales. Logicamente cuanto más pequeño sea el afectado, se podría evitar las complicaciones derivadas de su dolencia, especialmente las esqueléticas antes referidas. No hay que olvidar que aun no consiguiendo una mejoría total en los casos más afectados, la mejoría en la calidad de vida, tanto del afectado como de los familiares, es importantísima.

¿Y no se pasará de la rigidez a una flacidez muy acusada?

No. Lo único que ocurrirá es que el musculo libre de su retracción necesitará fortalecerse poco a poco. Para eso son la fisioterapia y rehabilitación.

¿Por qué hay varias operaciones?

El número de operaciones depende del grado de afectación del paciente. En grados muy acusados se precisan casi siempre tres o incluso alguna más. Otros, menos afectados, consiguen los resultados en una sola operación, como pueden ser los que tengan un pie o un lado afectado. Evidentemente eso lo valorará el médico.

¿Qué tiempo tiene que pasar entre una operación y otra?

El tiempo suficiente para la recuperación del paciente y para observar los avances y evolución que en el mismo se produzcan. Generalmente, a partir de los 8-10 meses se puede realizar una segunda fase.

¿Los pacientes que estén tomando medicación dejarán de tomarla?

Ha habido casos de niños que tomaban miorelajantes (lioresal o baclofeno) y por la operación se redujó la espasticidad y la rigidez. En esos casos de retirarse la medicación debe ser por indicación del doctor y rebajando las dosis paulatinamente, nunca de golpe. Consultar con el médico de cada uno la forma de la supresión de la medicación.

¿A partir de cuando se empiezan a ver los primeros resultados postoperatorios?

Los primeros resultados se ven en algunos pacientes al día siguiente, otros dentro de un mes y se pueden ir demostrando durante los próximos meses postoperatorios (pero los principales se demuestran a lo largo de los primeros 3 meses).

¿Tienes una duda o una pregunta?

Envíala a info@cinamed.es y aparecerá en esta sección

Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. Ver políticas de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies